PARTICIPACIÓN ADOLESCENTE
La identidad de género
2 de Septiembre de 2015
POR LUCHA SOTOMAYOR
Mueva el cursor para leer más

La historia de U-Report Continúa

La sexualidad constituye un aspecto central e identitario de TODAS las personas, desde incluso antes de nacer y hasta el momento en que morimos, somos seres sexuales. Este aspecto de nuestra identidad se va configurando por muchísimas dimensiones, incluyendo aspectos biológicos, sociales, culturales, políticos, emocionales, históricos, psicológicos y motivacionales, entre otros. Según la Organización Mundial de la Salud, la sexualidad es mucho más que relaciones sexuales, e involucra sexo, identidad de género, orientación sexual, erotismo, placer e intimidad, a la vez que se experimenta y expresa por medio de nuestros pensamientos, fantasías, roles, comportamientos, relaciones, deseos, creencias, actitudes, valores y prácticas.

Por su parte, el Sexo corresponde a todas esas características biológicas, cromosómicas, endocrinas y fisiológicas que traemos incluso antes de nacer. Acá nos encontramos con las categorías de hombre, mujer e intersexual.

A su vez, la Orientación Sexual, se entiende como la atracción erótica, emocional y romántica que sentimos (o no) por otras personas. Acá existen muchas categorías con las que las personas podemos llegar a identificarnos, entre ellas está la homosexualidad, la bisexualidad, la heterosexualidad, la pansexualidad y muchas otras.

En tanto, el Género corresponde a todas esas prácticas, comportamientos, actitudes y formas de ser y hacer las cosas, que se esperan de las personas por el sólo hecho de haber nacido con una biología determinada. Son esas normas y expectativas sociales que se nos van imponiendo incluso antes de nacer.

Frente a esto, la Identidad de Género, tiene que ver con cómo nos vamos identificando con aquellas cosas que se nos han enseñado socialmente, con cómo nos sentimos con nuestro cuerpo y con las categorías de sexo y género que nos impusieron incluso antes de nuestro nacimiento. 

Cada persona es única y por lo tanto puede llegar a identificarse de diversas maneras, lo más importante es comprender que nuestra sexualidad y la forma cómo nos vamos identificando con cada uno de estos aspectos es una vivencia muy personal, única y legítima. Pero, en ocasiones, puede ocurrir que algunas personas no logren vivir su sexualidad de manera libre y plena, principalmente por todo lo que esto puede conllevar en términos sociales y familiares. De esta manera el miedo, muchas veces, nos puede llevar a vivir sin permitirnos ser y sentir cómo realmente quisiéramos.

Todas estas formas de sentir, experimentar e identificarnos con nuestra sexualidad nos van acompañando desde muy temprana edad, tengamos en cuenta que no es necesario ser mayor de edad para saber lo que sentimos respecto de nuestros cuerpos, de nuestra identidad de género y/o de nuestra orientación sexual. Principalmente en el caso de niños, niñas y adolescentes, resulta crucial el apoyo que los adultxs puedan otorgarles. El amor incondicional, la compañía, la escucha, la comprensión y el respeto de padres, madres, hermanxs, amigxs y familia, serán siempre el factor más importante a la hora de pensar en el bienestar y la felicidad de todos lxs jóvenes, niños y niñas lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Frente a todo lo anterior, debemos recordar que siempre podremos elegir si queremos ser parte de quienes limitan y restringen a otras personas en sus posibilidades, o si queremos constituirnos como aliadxs para que todxs puedan llegar a celebrar y ser felices por el sólo hecho de ser quienes son.

Por Fundación Todo Mejora / www.todomejora.org / @TodoMejora

 


IMÁGENES DESTACADAS

Sin imágenes destacadas.

HISTORIAS RELACIONADAS

Sin historias relacionadas.

HISTORIAS ARCHIVADAS

FILTRO